PLANTAS NATIVAS

Plantas nativas o indígenas son aquellas originarias o propias de una cierta región geográfica, es decir, no han sido introducidas.

Utilizar plantas nativas para forestar tiene ventajas: atraen a la fauna nativa que se alimenta de ellas o las utiliza como refugio; al estar adaptadas al clima y suelo de la zona donde se encuentran crecen mejor y sin proliferar descontroladamente convirtiéndose en invasoras.

cortaderas

“He cabalgado a través de estos pastizales plumosos,
tan altos que llegaban hasta mi cabeza y aún más, por leguas.
Me resultaría imposible brindar una idea exacta
de la exquisita belleza, en ciertos momentos y estaciones,
de esta reina de los pastos y máxima gloria de la pampa solitaria“

W. H. Hudson "Un naturalista en el Plata"


¿ POR QUÉ FORESTAR CON PLANTAS NATIVAS?

Forestar con especies nativas también tiene gran relevancia para la conservación de ambientes autóctonos a nivel regional. Por ejemplo, en vastas zonas de la llanura pampeana, el paisaje natural original se ha modificado o ha desaparecido porque el hombre lo elimina o reemplaza por especies exóticas. Al restaurarse los ambientes originarios, los ecosistemas funcionan de manera más armónica y estable pues se respetan las cadenas tróficas de especies vegetales y animales que han evolucionado juntas durante milenios. De esta manera aumenta la biodiversidad de fauna a nivel local (aves, mamíferos, anfibios, insectos, etc.), y se rescata la belleza de la vegetación y paisaje original.

Plantar especies nativas aumenta el valor estético y recreativo del lugar y contribuye a conservar los ecosistemas naturales.

algarrobo
Algarrobo abuelo